Silvia Galvis, 20 de setiembre de 2009 – 20 de setiembre de 2011

SILVIA GALVIS

 

“Sábado, 29 de abril de 2006.

Oscar Humberto,

Estoy anonadada por la dedicación que le pusiste a la lectura del
libro. Mucho te agradezco la autopsia tan precisa y las múltiples
lecturas que encontraste. Nunca nadie le había dedicado ese tiempo ni
esa inteligencia a las 888 páginas de Rafael y Soledad. Todavía no me
has dicho cuál es el personaje oculto que encontraste y me tienes
intrigada, porque fuera del omnisciente y los que se nota que son, no
puedo pensar en un Núñez oculto, pero me encantaría saber cuál es ese
personaje a la sombra que descubriste.

Nosotros llegamos bien y aunque Montreal está helado la ciudad es una
delicia. Me alegra mucho que hayas conocido a Alberto y que hayas
entrado a su lista de personas apreciadas y de absoluta confianza.
Espero que nos veamos a nuestro regreso que será en julio, cuando
probablemente ustedes estén a punto de subirse a la mesa de Ruitoque.

Saludos a Nylse, me alegró mucho conocerla y, antes de terminar, otra
vez mis más sinceras felicitaciones por tus exitosísimas carreras, una
tan seria y otra tan divertida. El campesino embejucao nos lo trajimos
para que los colombianos que conocemos aquí lo conozcan y se
diviertan. Un abrazo y de nuevo mil gracias por las observaciones
sobre el libro y por tomarte el tiempo para precisar los errores del
texto y codificar todos esos pensamientos en palabras.

Silvia”.

 

La politóloga, periodista, escritora e historiadora santandereana Silvia Galvis nació en Bucaramanga el 24 de noviembre de 1945 y murió en la Mesa de Ruitoque, comprensión municipal de Floridablanca, área metropolitana de Bucaramanga, el 20 de setiembre del 2009.

Graduada en Ciencia Política en la prestigiosa Universidad de los Andes, con sede en la capital de la república, Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Historia, columnista del diario Vanguardia Liberal, del periódico El Espectador y de la desaparecida revista Cambio, escribió y publicó los libros ¡Viva Cristo Rey! (1991), Vida mía (1994), Sabor a mí (1995), Los García Márquez (1996), De la caída de un ángel puro por culpa de un beso apasionado (1997), De parte de los infieles (2001), Soledad, conspiraciones y suspiros (2002), La mujer que sabía demasiado (2006) y Un mal asunto (2009, novela póstuma). Fue coautora de los libros Colombia Nazi (1986) y El Jefe Supremo (1988).

En 1987 recibió el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en la categoría Columna de opinión.

En 1989, prácticamente sobre las ruinas del periódico fundado por su padre, que acababa de ser objeto de un atentado, asumió el cargo de directora del mismo. Ya había sido allí fundadora y directora del Departamento Investigativo.

Silvia Galvis, sin embargo, no se limitó a su condición de intelectual, sino que extendió su papel de mujer a los naturales de madre y abuela. En el primero, educó a sus dos hijos, Alexandra y Sebastián, la primera bióloga y el otro periodista, Director de Vanguardia Liberal desde los inicios de 1996. En el segundo, contribuyó a alegrar la vida de sus tres nietos, Mariana, Sofía y Sebastián Hiller Zafra, quienes en involuntaria reciprocidad alegraron la suya.

 

 

¡Gracias por compartirla!
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.