María. Por Óscar Humberto Gómez Gómez

 

Contando desde hoy nueve meses hacia atrás, llegamos al 8 de diciembre.

Pues bien: el 8 de diciembre se celebra en el mundo católico la Inmaculada Concepción de María. Por eso, la Iglesia estableció que nueve meses más tarde se celebrara su Natividad, es decir, su nacimiento.

Así que hoy, 8 de septiembre, se celebra la Natividad de María.

 

 

Desde el punto de vista evangélico, ninguno de los cuatro evangelios reconocidos oficialmente se refieren a este hecho; sí lo hace, en cambio, el Evangelio según Santiago, evangelio apócrifo llamado Protoevangelio de Santiago o Libro de Santiago, donde se relata la infancia de María y se dice que sus padres se llamaban Joaquín y Ana, y que tuvieron a María ya ancianos como concesión divina a sus oraciones.

La tradición afirma que María nació en el lugar donde actualmente se levanta la Basílica de Santa Ana, en la antigua Jerusalén, junto al Estanque de Betesda, sitio donde Jesús sana a un paralítico, hecho milagroso relatado en el Evangelio según San Juan.

 

 

Es María, como tenía que serlo, una de las figuras más emblemáticas del catolicismo y de otras iglesias cristianas, pues al ser la madre de Jesús es, nada más ni nada menos, que la madre de Dios en la Tierra.

 

 

Al menos tres de las oraciones más importantes de la Iglesia Católica, la salutación angélica (conocida como el avemaría), la salve y el ángelus, exaltan el monumental papel de María dentro del contexto del plan redentor.

De igual manera, estas oraciones – la tercera de las cuales era hasta hace unos años una breve tradición radial en Colombia a las 6 a.m., a las 12 m. y a las 6 p.m. – y los hechos a que ellas se refieren, hacen presencia en oraciones no menos importantes como el credo, así como en otras más extensas y de gran significación para el pueblo católico como lo son el santo rosario y el santo trisagio.

 

 

Alrededor de María, la Iglesia ha ido declarando a lo largo del tiempo los llamados dogmas marianos.

Los cuatro dogmas marianos hasta hoy declarados son:

Primer Dogma Mariano: María es madre de Dios (Dogma de la Divina Maternidad).

Segundo Dogma Mariano: María fue siempre virgen (Dogma de la Virginidad Perpetua).

Tercer Dogma Mariano: María fue concebida sin pecado original (Dogma de la Inmaculada Concepción).

Cuarto Dogma Mariano: María fue llevada al Cielo en cuerpo y alma (Dogma de la Asunción).

 

 

Pues bien:

El papel de María, a la luz de la Teología, es el de intercesora o mediadora. Sin embargo, una corriente de pensamiento teológico dentro de la Iglesia Católica propugna desde hace algunos años por que se le reconozca el papel de co-redentora del mundo. Esta corriente pide que la Iglesia declare, pues, el Quinto Dogma Mariano.

 

 

 

¡Gracias por compartirla!
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.