Murió don Rafael Gutiérrez Ribero.

DON RAFAEL GUTIÉRREZ RIBERO JUNTO CON SU SEÑORA ESPOSA DOÑA LEONOR SOLANO DE GUTIÉRREZ Y SUS HIJOS EN LA CELEBRACIÓN DE SUS OCHENTA AÑOS. [Cortesía: Carlos Julio Manrique Aguillón].)

DON RAFAEL GUTIÉRREZ RIBERO JUNTO CON SU SEÑORA ESPOSA DOÑA LEONOR SOLANO DE GUTIÉRREZ Y SUS HIJOS EN LA CELEBRACIÓN DE SUS OCHENTA AÑOS. [Cortesía: Carlos Julio Manrique Aguillón].)

Nos unimos al luto que embarga a la distinguida familia Gutiérrez, de la Villa de Santa Cruz y San Gil de la Nueva Baeza, por el fallecimiento de don Rafael Gutiérrez Ribero, hermano de nuestro profesor de Teoría del Estado en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB) doctor Jaime Gutiérrez Ribero, en el lejano año de 1975, y padre de nuestro apreciado compañero en la Academia de Historia de Santander, Miembro de Número de esa augusta institución y dignatario que ha sido de ella, Magistrado del Honorable Tribunal Administrativo de Santander y columnista del diario Vanguardia Liberal doctor Rafael Gutiérrez Solano.
Eran muchas las facetas que adornaban la personalidad del extinto paisano, pero solo queremos resaltar una que nos es cercana: la de su inquebrantable amor por la música, por la buena, por la que afortunadamente nos enseñaron a apreciar en lo que vale, por la que encarna lo que somos como pueblo y que él cultivó con su piano, con sus manos y con su inextinguible alegría.

DON RAFAEL GUTIÉRREZ SOLANO Y SUS HERMANOS, ENTRE ELLOS NUESTRO PROFESOR DE TEORÍA DEL ESTADO EN LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BUCARAMANGA (UNAB) DOCTOR JAIME GUTIÉRREZ RIBERO. [Cortesía: Carlos Julio Manrique Aguillón].

DON RAFAEL GUTIÉRREZ RIBERO EN MEDIO DE SUS HERMANOS, NUESTRO PROFESOR DE TEORÍA DEL ESTADO EN LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BUCARAMANGA (UNAB) DOCTOR JAIME GUTIÉRREZ RIBERO, Y EL DOCTOR ALONSO GUTIÉRREZ RIBERO, ADEMÁS, MÚSICO EXQUISITO. [Cortesía: Carlos Julio Manrique Aguillón].

Las honras fúnebres de don Rafael Gutiérrez Ribero se llevarán a cabo hoy, sábado 1 de agosto de 2015, en el mismo San Gil del que se volvió referente obligado para quienes todavía nos empecinamos en no aceptar el languidecimiento y extinción de nuestra cultura autóctona y de nuestra invaluable riqueza histórica, folclórica y artística, pero sobre todo de nuestros valores éticos más elevados, especialmente ese que, en emotivas palabras, destacó su hijo, el doctor Rafael Gutiérrez Solano, en la sobria respetabilidad de la Academia de Historia de Santander, durante la presentación de su libro Memorias cotidianas, cuando dijo —repitiendo la dedicatoria de la obra— que les agradecía, ante todo, a sus padres, no solo por haberle dado la existencia, sino porque lo habían enseñado “a ser un hombre honesto“.
CATEDRAL DE SAN GIL [Fotografía tomada de: EL TEODOLITO. Director: Paulo Duque].

CATEDRAL DE SAN GIL [Fotografía tomada de: EL TEODOLITO. Director: Paulo Duque].

Va nuestro sincero saludo de condolencia para toda la familia de don Rafael Gutiérrez Ribero. Y a él le expresamos nuestra imperecedera gratitud por todo cuanto nos dejó, como grata memoria, a quienes amamos a esta tierra y profesamos por ello admiración, respeto y afecto hacia sus mejores hijos.

Mesa de las Tempestades / Área Metropolitana de Bucaramanga, sábado 1 de agosto de 2015.

¡Gracias por compartirla!
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Murió don Rafael Gutiérrez Ribero.

  1. ALEJANDRO GÓMEZ LAMUS dijo:

    Me uno al dolor de esa familia guanentina. Mi voz de condolencia llegue hasta el Magistrado y académico Dr. RAFAEL GUTIÉRREZ SOLANO (de quien me honro de haber sido su subalterno) y mi profesor de Teoría del Estado en la UNAB Dr. Jaime Gutiérrez Ribero. Fue un servidor judicial ejemplar como su hijo y su hermano. Paz en su tumba. R.I.P.

  2. Sergio Rangel Consuegra dijo:

    Don Rafael Gutiérrez Ribero fue de aquellos hombres maravillosos de los que pensamos que nunca deberían morir. En su casa de San Gil, invitados por su hijo Rafael, nos deleitó con el piano. Ese día me arrancó una lágrima, al oírle tocar el pasillo Aires de mi tierra, me trajo a la memoria a mi padre, jinete en Aguilán y pidiéndosela a la banda de Oiba para que su caballo saliera a la pista en una tarde de ferias. Repitió la pieza varias veces y en un receso se puso de pie y me dijo: Doctor, no llore más que ya acabó con todas las toallas de la casa.

    Don Rafael Gutiérrez fue el exponente de esa estirpe guanentina inteligente y repentista, con el gracejo a flor de labio, culto, amigo del amigo y por sobre todo, como filosofía de la vida, antepuso el ser feliz y hacer feliz a los demás.

    A todos sus familiares, a Rafael, a Pintuco, un abrazo. Paz en su tumba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *